¿CÓMO HAGO PARA SENTIRME EN PLENITUD?

Hace 4 días celebramos el primer evento presencial de alta intensidad después  de más  de 1  año…y la  verdad que fue mágico. La energía, emociones, alegría, lágrimas de liberación y la concentración por seguir aprendiendo…hizo de ese día algo  inolvidable. 

Muchos no pudieron asistir al evento por las restricciones de pandemia, por eso quiero compartir algunos de los mayores aprendizajes que transmití a los asistentes en mi ponencia. 

Esto te va a ayudar a sentirte en plenitud y saber por qué tus relaciones no funcionan como te gustarían. Cuidado que alguna te va a confrontar 😉

  1. No podrás llegar más alto de la percepción que tengas de ti mismo: Muchas personas quieren tener mejores resultados en su vida. Más dinero, mejores relaciones, más salud y vivir felices…pero el concepto que tienen de sí  mismos es muy pobre. Es decir, el cómo se ven ellos mismos no es coherente con lo que desean. Por  eso,  si no cambias la manera de sentirte, pensarte  y hablarte no podrás generar mejores resultados en  tu vida. Si alguien tiene un concepto de sí mismo como que es menos que los demás, por mucho que haga, eso le mantendrá atado a su pasado.

  2. Todo se resuelve con una pregunta: Seguro que estarás diciendo “Percy, ¿cómo puedes decir esto?” Hace muchos atrás  le preguntaron a Miguel Ángel cómo había podido hacer la estatua de David tan perfecta. “Yo sólo quité lo que sobraba, la perfección ya estaba dentro de la piedra de mármol” fue su respuesta. Los seres humanos nos pasa lo mismo; ya somos perfectos, pero cargamos con pesos y basura emocional que nos lastra y nos impide vernos como realmente  somos. En  definitiva sufres el efecto de pensarte mal. Tu trabajo es  quitarte aquello que te  sobra.

  3. La vida se basa en  dos estados mentales: Todo lo que hacemos tiene su origen en dos estados de la  mente; el amor o el miedo. Tu de forma inconsciente puedes actuar desde la plenitud y amor o desde la envidia, tristeza, culpa, es  decir, desde el miedo. Cuando actúas desde el miedo se refleja en 3 tipos de acciones: Bloqueo (te paralizas  ante algo/alguien), ataque (te pones a la defensiva) y huida (te vas de la situación). Piensa, ¿Cómo sueles reaccionar cuando tienes situaciones que te retan o te confrontan?. Sé consciente desde dónde accionas para poder cambiarlo.

  4. No puedes tener grandes resultados en tu futuro, si no sanas tu pasado: La mayoría  de  las personas se enfocan en sus objetivos, visiones y metas como locos y súper motivados, pero no miran a los conflictos que tuvieron en  su pasado. Recuerda que si tuviste un conflicto en tu pasado, lo más probable es que hayas emitido un juicio de algo o hacia alguien. Ese juicio o pensamiento cobrará forma en tu futuro a no ser que lo hagas consciente y te frenará. No puedes cambiar tu pasado, pero puedes cambiar la interpretación que tienes sobre él. De esa manera cambia tu futuro, sino, estarás viviendo tu pasado proyectado en el presente.

  5. La fórmula CCIP: Esta es la manera con la que podrás sanar tu pasado. Lo primero es  tomar consciencia de donde se generó dicho conflicto en tu vida. Una vez  que sabes  dónde y porqué se generó hay que comprenderlo. Hay que entender porque esa persona te dijo eso, o  te hizo tal cosa, etc.  Acto seguido, hay que cambiar la interpretación o significado del conflicto o situación. Finalmente, y lo más retante, hay que perdonar y perdonarte por dicha situación. Cuando perdonas sanas y cuando sanas te liberas. Al liberarte, automáticamente, impulsas a otros a hacer lo mismo. Eso es inspiración.

  6. No eres responsable de la cara con la que naces, pero sí de la cara con la que te levantas: Esto es algo que he comprobado, sobretodo, durante el año pasado que sufrí una parálisis facial. No me gustaba verme en el espejo, no me aceptaba de esa manera. Valoré  demasiado el poder que tiene una  sonrisa y cómo eso cambia tu vida. Por eso, a pesar de cualquier problema que tengas, siempre , siempre tienes la libertad de elegir la cara con la que te enfrentas cada día. No pierdas el tiempo en dejar de sonreír.

Te reto a que apliques estos  seis aprendizajes en tu vida y te aseguro que verás cambios  en la misma. Me encantaría saber qué te parecieron y cuál de ellos te  gustó más en los comentarios de abajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *