fbpx

¿TE CUESTA TOMAR Y MANTENER TUS DECISIONES?

Es una palabra que lo puede cambiar absolutamente todo. 

¿Tanto nos cuesta tomar una decisión? ¿tanto nos cuesta mantener en el tiempo una decisión? ¿Por qué nos cuesta no paralizarnos ante una decisión importante en nuestra vida? 

Dice Tony Robbins que las decisiones forjan nuestro destino ó que tu eres el producto de tus decisiones, ¿Qué gran verdad, cierto? 

Entender el motivo por el cual nosotros tomamos o no una decisión es trascendental para conseguir diseñar o no la vida que deseamos y soñamos. Una de los principios que tiene que quedar claro es que Tú te mereces aquello que tienes, eres y haces en este momento. ¿Es un poco duro? ¿Crees que es muy directo? ¿Crees que es la realidad? 

Tus decisiones te han traído a donde estás ahora mismo; tus decisiones conscientes e inconscientes te han llevado a donde te encuentras hoy en día. Yo sé que es duro y que muchas veces lo más sencillo es responsabilizar  a otros de lo que estás viviendo. Te lo digo porque yo he sido el primero en emitir un juicio culpando a otras personas de aspectos que tienen que ver con mi vida. Lo que quiero decirte es que hasta que no te hagas responsable 100% nada va a cambiar. El motivo número 1 por el cual las personas no toman buenas decisiones es porque  echan balones fuera y no se responsabilizan de todo lo que tiene que ver con su vida.

Seguro has escuchado a muchas personas diciendo cosas del estilo:

No tome esa decisión por culpa de ….
No hice esa carrera por culpa de ….
Mi novia me dejó por culpa de ….
Mi empresa se está quebrando porque el gobierno….

Date cuenta que las opiniones de otros pueden influir en tu decisión, pero no ser determinantes en la misma. Jamás tendrían que determinar o variar aquello que sientes y amas hacer en el fondo de tu corazón. Muchas personas se excusan o se justifican diciendo que viven algo que no les gusta por culpa de otros.  ¿Te das cuenta de la barbaridad que esto significa? Es decir, les entregan el poder de sus vidas en sus manos. Hasta que tu no te hagas responsable de tu vida, nada va a cambiar, te lo repito. El paso número uno para poder tomar decisiones es hacerte responsable de que eres creador de tu vida y que tu has sido capaz de crear aquello que no te gusta y por eso tienes la misma capacidad de utilizarlo a tu favor para crear aquello que deseas verdaderamente;  puedes destruir o construir. 

Ahora vamos al siguiente punto; ¿Te ha pasado que has tomado una decisión, pero lo dejaste a medias? 

Siendo sinceros, ¿Cuántas veces te has propuesto algo que en un principio te motivaba pero que más adelante le ibas perdiendo el interés? ¿Cuántas veces has dicho que si con máxima ilusión y al pasar un tiempo esa emoción se desinfla como un globo? ¿Por qué sucede esto? ¿A qué se debe? y lo mejor de todo ¿Cómo cambiarlo? Sigue leyendo; 

Pongamos un ejemplo claro: Muchos son healthy y sanos  los primeros meses del año, comienzan a poner en sus redes sociales que este año le darán a su cuerpo lo que se merece,  que su cuerpo es su templo, el vehículo de su alma y hasta comienzan a compartir fotos de sus platos, batidos, ensaladas que preparan, ¿Te suena verdad? o… ¿Te estoy describiendo a la perfección? Bueno, a un gran porcentaje de estas personas super motivadas en los 3 primeros meses del año, habría que verlas a mediados o en el último trimestre del año, ¿Cuántas crees que siguen siendo sanas y  cuidando su templo? Ya te lo digo yo, basándome en datos reales, aproximadamente un 20% siguen con esa motivación y hábitos diarios de salud. El resto…bueno lo intentó. 

Quiero que seamos claros, aunque te duela o incomode. Si alguien que decide algo con coherencia no mantiene esa decisión hasta el final significa que sólo estaba interesado en el tema, pero no comprometido. Si a ti te ha pasado, ya lo sabes, estabas interesado en mejorar  tu salud, pero no estabas comprometido y determinado a hacerlo. ¿Quieres saber si una personas está comprometida? Mira sus resultados. Simple. 

En este mundo, las personas que estaban sólo interesadas en algo tienen comportamientos comunes entre sí. ¿Cuáles son? cuando les preguntas porqué no siguieron con el ejercicio, ¿sabes que responden? Es que … .tenía sueño, Es que….me acosté tarde, Es que … .mi hijo me distrajo, Es que… no tuve el dinero, Es que…tuve mucho trabajo. A este tipo de personas nosotros les llamamos “Los Esquerosos”. 

¿Cuántos esquerosos hay en tu vida? o mejor aún …¿Eres uno de ellos? La verdad te hará libre decía una gran hombre hace miles de años atrás; cuánta razón. 

Sigamos revelando más causas de abandono de metas/objetivos. Una de las más importantes es precisamente que no tienen un motivo o causa mayor por la cual hacer esta acción o mantenerla en el tiempo. A qué me refiero, básicamente que una decisión no basta para poder perdurar y materializarse, necesita una causa mayor por la cual si hacerlo, ya que sólo la decisión es muy incómoda como para vencer a nuestra mente mediocre y cortoplacista. 

Para que lo entiendas vamos a poner un ejemplo; Un padre que tiene sobrepeso. Toma la decisión de bajar de peso y para ello va a ir al gimnasio 3 veces por semana. ¿Tú crees que es agradable para su mente hacerlo? NO. Su mente inconsciente es débil y está programada para llegar del trabajo y ponerse a comer una pizza mientras ve netflix con una cerveza en la mano para acompañar la película. ¿Cuánto tiempo lleva programando a su mente de que eso es lo correcto? y ahora ¿quiere que vaya a ejercitarse 3 veces por semana? Ya sabemos cómo acabará esta situación. El padre dejará de entrenar a las 2 semanas y pondrá de excusa que llega cansado del trabajo y no tiene tiempo de descansar. Pero lo peor no es eso, lo realmente malo es que al desistir su autoestima bajó por completo,ya que está reforzando la idea en su mente de que su palabra no vale nada y que él no es capaz de mantener una decisión en su vida. Después este padre querrá tomar otra decisión (ahora laboral, por que quiere  cambiar de trabajo). ¿Qué crees que su inconsciente dirá? Tu no puedes hacerlo y tu palabra no vale nada. Por lo que ese padre seguirá en el trabajo que no le gusta y así se sentirá más frustrado hasta que pasen los años y lance un juicio a la vida diciendo que “Esta vida es una mierda” o entre  en una depresión. Suena muy fatalista, lo sé, pero ¿No es cierto?  Lamentablemente sí lo es. 

Pero ahora, vamos con la solución y consigamos evitar todo este amargo desenlace. ¿Qué pasaría si en vez de sólo decir que tiene que ir al gimnasio 3 veces por semana comienza pensar que si baja de peso podrá jugar con su hijo otra vez al fútbol? ¿Qué pasaría si el motivo por el cual pasar esa incomodidad  fuera que su hijo lo viera sano y fuerte para seguir su ritmo de juego? ¿Qué pasaría si ese padre visualiza el rostro de su niño feliz de que  su papá lo persiga para quitarle el balón sin cansarse durante horas? 

¿Ves como todo cambio? Ahora el dolor de hacer una repetición más de un ejercicio pasó a ser algo leve comparado con la inmensa alegría de su hijo. Es decir, ahora el sufrimiento físico pasa a ser una elección motivada por una causa justa de conquistar. Los grandes conquistadores y líderes mundiales saben elegir cuál va ser el dolor que van a estar dispuestos a soportar. Siempre habrá un dolor, que no te quepa duda, pero ese dolor se transforma en placer o en más llevadero cuando tu eliges la causa justa que ese dolor encierra. ¿Crees que el padre hará una repetición más? ¿Crees que cuando le entre la pereza y se acuerde de su hijo sonriendo no se levantará? CLARO QUE SI!! 

Por lo tanto, recuerda, la decisión no basta.Tienes que encontrar una causa justa que te mantendrá en el camino a pesar de que al inicio haya que soportar dolor e incomodidad. Mira la palabra MOTIVACIÓN , está formada por dos palabras MOTIVO + ACCIÓN, pero primero siempre hay un motivo (causa) para emprender la acción enfocada. 

¿Qué tal te está pareciendo? Si crees que esto te sirve…espera llegar al final. 

Vamos ahora con esta pregunta; ¿por qué nos cuesta tanto tomar una decisión? 

Aquí va la respuesta: Nos jode tener que decir que no a otras opciones. 

Mira esta situación; imagina que quieres comer helado y vas a una heladería para poder disfrutar de un buen momento con el sol. Cuando llegas el camarero te pregunta ¿Qué sabores va a elegir? Si es una buena heladería, tendrá muchos sabores, uno más rico que el anterior. ¿Cuál eliges? ¿Sabes por qué te cuesta? Por qué elegir uno o dos de ellos significa estar diciendo que no a más de 10 que también están ricos. 

Elegir un sabor es decir que no a otros. Elegir un curso es decir que no a otros, te das cuenta? Si  estás leyendo esto, de forma indirecta le dices que no a otras cosas. Tu vida es una constante decir que no a muchas para decir que si a pocas. Pero la magia de todo esto es que, por el contrario que parezca, eso te da libertad. Decir que no a muchas cosas te hace ser libre porque te centras en lo que verdaderamente te importa o debería importarte.


¿Quieres sentirte libre? Entonces toma decisiones coherentes.
¿Quieres ser libre? Di que no a muchas cosas que te desvíen de lo que realmente quieres. 

Te advierto algo: La puedes cagar tomando esa decisión. Pero ¿sabes qué? CÁGALA TÚ!! NO DEJES QUE OTROS TOMEN DECISIONES POR TI Y LUEGO LA CAGUES. QUE SEA TU CAGADA Y CÁGALA BIEN EN ESE CASO. No hay malas decisiones si fueron elegidas con coherencia y corazón. A pesar de que no tenga el resultado que querías, puede que sí sea el que necesitabas.  

Para terminar, quiero que hagamos un ejercicio juntos ahora. 

Piensa en una decisión que te está costando tomar. Una decisión en tu pareja, sobre un curso a tomar,  una inversión,  la matrícula del colegio, la película a ver esta noche etc. Voy a ayudarte a que puedas tomar esa decisión ¿me lo permites? ¿Estás listo? 

Ya sabes muchas cosas con respecto a lo que pasa por tu mente a la hora de tomar una decisión y porqué otras que has tomado han ido a parar al cementerio. Ahora, quiero que te hagas las siguientes preguntas: 

¿Qué es lo peor que puede pasar si tomo esta decisión? ¿Qué es lo mejor ? Anota tus respuestas en una hoja. Tomate el tiempo que sea necesario antes de avanzar a la siguiente. 

Si tus referentes estuvieran contigo y te vieran en este momento, ¿Qué te dirían o recomendarían? Tomate el tiempo de pensar como tus referentes. 

Si tu mejor versión te estuviera viendo, ¿Qué te aconsejaría? Date el permiso de ver tu mejor versión dentro de 5 o 10 años habiendo conseguido todo lo que deseas ahora mismo y responde. 

Si el niño que fuiste (piensa con 3 a 7 años) te estuviera viendo, ¿se sentiría orgulloso en lo que te has convertido? Quiero que te imagines cuando eras un niño y que te veas a través de ese niño y respondas después. 

Si tuvieras un hijo, ¿Qué le recomendarías que haga en esta situación? 

Ya casi hemos acabado, sigue unas preguntas más 

¿Qué te estás perdiendo por no tomar esta decisión? Quiero que pienses en el costo de oportunidad. Si lo haces ganas algo y si no lo haces dejas de ganar. 

¿Cómo será tu vida si no la tomas? ¿Cómo será si la tomas? Sé honesto contigo mismo y detalla al milímetro cómo sería tu vida si sigues haciendo lo que ahora mismo haces en la situación que tienes que cambiar dentro de 5 o 10 años. Y por supuesto, también piensa cómo sería si coges la oportunidad.

Ahora que ya has respondido o vas a responder a cada una de estas preguntas…Llegó el momento más importante de todo esta entrada del blog. Es tu turno; 

¿Cuál es la próxima decisión que vas a tomar en tu vida? 

PD: Si has tomado una decisión y crees que esto te ha aportado nos encantaría que nos pudieras compartir  tu decisión por nuestro correo electrónico o responder este blog.

7 comentarios en “¿TE CUESTA TOMAR Y MANTENER TUS DECISIONES?”

  1. Excelente! Le estoy dando vueltas a una decisión importante, y gracias a leerte lo he visto con más claridad. Me has hecho recordar tbn por qué no mantengo mis decisiones. Ha sido genial! Muchas gracias de verdad! Saludos!

  2. Muchísimas gracias por esta increíble oportunidad de profundizar en nuestras vidas para darle un cambio positivo.

    Es maravilloso saber cómo funciona nuestra mente, y abrirnos a nuevas posibilidades, a romper nuestras barreras mentales y sacar la mejor versión de nosotros mismos.

    De decisión en decisión, motivados por la acción y el compromiso, lograremos el cambio.

    De veras, gracias.

  3. Mil gracias para tomar una decisión ahi que tener un motivo o causa y emprender la accion mil gracias era lo que necesitaba en estos momentos de mi vida… bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba